Cuando tienes pizarras blancas en tu empresa es necesario darles la mayor durabilidad posible para que no tengas que gastar mucho dinero reemplazándolas. Unas pizarras con caballete, pueden ser una gran herramienta, en especial porque permiten tener una gran movilidad y son altamente versátiles.

Sin embargo, debes asegurarte de tener presentes los cuidados que se deben dar a este tipo de pizarras para mantener su superficie en buen estado. De esto vamos a hablar en el post del día de hoy así que te recomiendo que sigas leyendo para conocer más al respecto.

Cuidados para la superficie de una pizarra blanca

Para cuidar de una forma adecuada las pizarras blancas debes asegurarte de seguir algunos consejos fundamentales. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

Borra correctamente la superficie

Es necesario que tengas un buen borrador que te permita eliminar todos los residuos de rotulador de una forma eficiente. Esto permitirá que no se generen manchas en la superficie, y que puedas conseguir así una mayor durabilidad.

Para el correcto borrado, debes asegurarte de que el rotulador esté completamente seco para evitar inconvenientes. Si borras el rotulador mientras aún está húmedo podrías tener inconvenientes porque se acumularán pigmentos que mancharán la superficie con el paso del tiempo.

Usa rotuladores borrables

Es necesario que utilices únicamente rotuladores borrables sobre la superficie de las pizarras blancas. El uso de rotuladores permanentes no es aconsejable bajo ninguna circunstancia, incluso si se puede borrar con algunos productos químicos, porque dejarán residuos de pigmentos en la superficie.

También debes asegurarte de que los rotuladores que utilices sean completamente a base de agua para su fácil borrado. Siempre es necesario elegir unos rotuladores de borrado en seco porque así podrás evitar cualquier tipo de manchas especialmente en las superficies de melamina que son más propensas a este tipo de manchas.

Realiza los mantenimientos

La mayoría de fabricantes recomiendan que se haga un mantenimiento con productos químicos específicos a la superficie de las pizarras blancas por lo menos una vez al mes. Esto con la finalidad de eliminar el exceso de residuos de tinta que pueda quedar en la superficie de las pizarras.

Sin embargo, si el uso es muy intensivo, puedes complementar este mantenimiento con una limpieza semanal de la superficie. Para hacerla de forma adecuada, debes utilizar una mezcla de alcohol con agua y aplicarla con un paño para que puedas retirar el exceso de tinta y así conservar la superficie blanca por más tiempo.

Consejos para cuidar tus pizarras blancas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *